CAI - Centro de Atención Institucional

 

 

¿Qué es el Centro de Atención Institucional?

El CAI es un servicio de intervención con varones adultos sentenciados por violencia familiar que son remitidos por el juez de paz y/o juzgado de familia.

De acuerdo a los casos particulares el periodo de intervención puede ser hasta de un año como mínimo, pudiendo extenderse según criterio de los profesionales responsables de la atención. 

El Equipo Técnico está conformado por:

  • Un Psicólogo (Evaluación y diagnóstico)
  • Un Trabajador Social (evaluación y seguimiento)
  • Dos Terapeutas o facilitadores (intervención)

¿Cómo es el Proceso de Intervención?

Existen tres fases principales en el Proceso de Intervención:

Fase inicial y de evaluación

  • Evaluación y diagnostico del usuario para establecer criterios de inclusión,  exclusión y estrategias de intervención.

Fase de intervención

  • Intervención a nivel grupal e individual.
  • Busca la detención inmediata de la violencia, que asuma la responsabilidad de su violencia (las consecuencias de esta) y un compromiso de cambio.
  • (La intervención propuesta no consta de charlas. Se trata de actividades participativas, de tipo psicoeducativas, requieren del compromiso y aportación del usuario, se habla más de lo cotidiano y menos de teorías, de las relaciones con los demás hombres y mujeres en la familia).
  • Buscamos que los varones no sólo detengan su comportamiento de violencia, sino que examinen las emociones y creencias con las que complacientemente justifican su actuación, y fundamentalmente que se pregunten sobre sus motivaciones, en especial por qué se sienten con derecho a maltratar a su pareja (en particular y a las mujeres en general).
  • El CAI no considera a la violencia masculina como una enfermedad (producto del descontrol de los impulsos, de celos enfermizos, la baja autoestima, etc.) o como una conducta inevitable o normal en los hombres (razones biológicas: por los genes, herencia, hormonas, constitución física, etc.; o porque “es nuestra naturaleza”), sino más bien como una conducta que, basada en un sistema de creencias sexista, tiende a asegurar el control y el dominio de la mujer como objeto de su posesión. Sostenemos que la sociedad lleva la diferencia de los aparatos reproductivos (pene en el hombre, y vulva-vagina en la mujer) a una desigualdad social de lo masculino sobre lo femenino, que inferioriza lo femenino y crea un “orden de género” que tolera y legitima el ejercicio de la violencia. Es pues un problema de los hombres que afecta a las mujeres ya que son ellos quienes ejercen, propician y toleran la violencia en sus diferentes modos y en diferentes ámbitos.

Fase final y de seguimiento

  • Evaluación posttest.
  • Seguimiento del usuario por espacio de seis meses.
  • Informe final de intervención.

¿A quiénes atiende el CAI?

Los usuarios de los CAI son varones adultos que ejercen violencia en el contexto familiar y son remitidos por el juez de Paz y juzgado de familia sentenciados por Violencia Familiar y los que se encuentren sometidos a un servicio de reeducación como regla de conducta, sin perjuicio de la sanción penal que corresponda.


Criterio de Inclusión

  • Varón adulto
  • Sentenciado en Juzgados por violencia familiar.
  • Personas que se encuentren sometidos a un servicio de reeducación como regla de conducta.
  • Personas con adicciones a drogas y alcoholismo serán incluidas siempre y cuando estén en abstinencia y activos en algún programa de rehabilitación para tales efectos.

Criterio de Exclusión

  • Ser menor de 18 años.
  • Personas con patología clínica o psicopatías
  • Personas con Retardo Mental
  • Sujetos con Alteraciones Orgánicas significativas

La capacidad máxima de usuarios es de treinta (30). Ante el egreso o deserción se informa y coordina para cubrir los nuevos cupos.